ENTREVISTA CON LUCIO PDF Imprimir Correo

Lucio, ¿podrías contar algo de tu familia de origen?


Mi comunidad de origen se encuentra entre el límite del departamento de La Paz y Cochabamba.  Es una comunidad alejada donde no había los servicios básicos como ser corriente eléctrica o agua potable ni medios de transporte. En cuanto a la educación sólo había hasta 5to de primaria. Era un lugar abandonado y sin futuro. Desde que recuerdo a mi padre bebía frecuentemente, agredía a mi madre y era irresponsable con sus obligaciones. Actualmente vive en La Paz. Tiene 86 años y no puedo entenderme con él hasta ahora. Creo que recientemente ya no está bebiendo. El motivo sería a causa de que se encuentra ahora solo, ya que mi madre falleció hace dos años atrás. Mi madre sufrió demasiado (la causa fue mi padre), pero fue una mujer trabajadora y me cuidó hasta el momento que me encontraba a su lado. Mi madre sé que me amaba. Ella me consideraba como amoroso, laborioso e inteligente.  Tengo dos hermanas mayores y un hermano también mayor. Ninguno pudo estudiar, solo hasta primaria.


¿Por parte de quién has escuchado hablar de Tres Soles y a qué edad has llegado a Tres Soles?


Me encontraba trabajando como limpiador de latas de pan en un horno y a la vez vendía salteñas cerca de la zona donde se encontraba Tres Soles.  En este horno le conocí a un amigo llamado Federico. El conocía a Tres Soles y me llevó. Tenía yo como 13 años de edad.


¿Cómo lograste acostumbrarte a la vida y a las reglas en Tres Soles?


Las reglas para mí no era tanto un problema, sino fue difícil convivir en un ambiente donde había hurto, peleas e inhalación de pegamentos por algunos jóvenes.  Lo peor era que tenía que compartir la habitación con algunos que inhalaban. A veces por diferentes razones tenía que defenderme a golpes. La otra realidad es que también era divertido al estar en un grupo. Había deporte, algunos talleres de grupo, baile en las discotecas. Hasta me sentía creo protegido en la calle por los mayores, ya que algunos eran muy “valientes” por decir.   


¿Cómo fue para ti el proceso para asumir cada vez más responsabilidad propia?


Mi formación, mis reflexiones y mi análisis de la vida, mis errores y las correcciones necesarias, mis limitaciones y sufrimientos, me llevaron al deseo de ser alguien significativo primero a nivel individual, luego ante mi esposa y mis hijos; pero también para la sociedad, ante mi propio país y para mi trabajo. El ser humano existe de verdad, si tiene el compromiso de ser responsable ante todas las personas y espacios mencionados.


¿Qué es el recuerdo más bonito de tu tiempo de niño/adolescente en Tres Soles?


En mi niñez el deporte. En mi adolescencia tenía siempre alguna responsabilidad ante el grupo, aunque quizás eran insignificantes. Un recuerdo muy bonito es el viajo junto al grupo de teatro a Alemania y Suiza.


Después de tú bachillerato, ¿Cómo seguiste formándote?


Después de concluir mi estudio en colegio y mi formación de electricista fui al servicio militar. Al retornar, me dio cuenta que era necesario ser profesional. Primero tenía pensado estudiar la carrera de Derecho. Algún rato hice algunos paseos con traje por los edificios donde se encontraban los las oficinas, aparentando ser abogado. Cuando estaba culminando el colegio, colaboraba en una fotocopiadora donde venían muchos estudiantes de la carrera de derecho. Eso creo que me despertó el deseo de estudiar la carrera de derecho.


¿Qué es lo mejor que aprendiste de Stefan, Guisela y los demás acompañantes?


De tantos aprendizajes de Stefan y como de Guisela, como referencia puedo asegurar la paciencia y perseverancia que tienen con los niños, niñas, adolescentes y jóvenes que fueron y son de Tres Soles.  Esta misma paciencia y perseverancia  también tuvieron conmigo, por lo que me toca ser leal siempre con ellos.  También de Stefan y paralelamente de universidad aprendí que un proyecto como Tres Soles, no puede ser dirigida empíricamente, sino, es fundamental que funciona como una organización formal dentro de un estado responsable y con una estructura y un contenido, bajo una visión, una misión, una filosofía y con métodos y actividades correspondientes. Puedo también mencionar que de otras personas que trabajaron en Tres Soles aprendí mucho, como trabajar en equipo, la ocupación compartida entre la familia y nuestro trabajo, la predisposición para las niñas, niños y adolescentes que lo requieren.  


¿Cómo es que volviste a Tres Soles?


Después de retornar del cuartel, estaba trabajando como ayudante en un taller de autos. Como dije, deseaba estudiar la carrera de derecho. El plan era estudiar y trabajar al mismo tiempo, para poder conseguir los medios económicos necesarios. Sin embargo,  Stefan y Guisela me ofrecieron realizar la instalación eléctrica en la nueva casa de Tres Soles en Cochabamba, ya la comunidad se trasladaría a ese departamento. Acepté y entre este trabajo también hice cursos de nivelación en la universidad estatal de Cochabamba, pero para la carrera de psicología. Una vez aprobado el examen para el ingreso, solicité nuevamente el apoyo a Tres Soles, ya que Tres Soles es un proyecto de cooperación para joveness que requieren de apoyo para formarse. Creo que recibí apoyo económico hasta mi segundo año de carrera, ya que después podía cubrir mis gastos con los turnos fin de semana que ya realizaba como acompañante.


¿Cómo es tu trabajo diario hoy en Tres Soles?


Me encanta, es desempeñar un rol de padre y a la vez emplear el conocimiento a nivel profesional como empleado. Hay mucha alegría, también tristeza y malos momentos también. Es divertido trabajar con niñas, niños y jóvenes. También es interesante compartir el trabajo con diferentes educadores y jóvenes voluntarios.


¿Qué debería cambiarse en Tres Soles? ¿Tienes un sueño como debería verse Tres Soles en el futuro?


Si hubiera posibilidad, sería favorable dividir el trabajo a nivel de tres etapas, con mayor número de población. Serían tres casas por separado, primara etapa para niñas y niños, segunda etapa para adolescentes y la tercera etapa de jóvenes con talleres propios de capacitación a nivel técnico dependiente de la misma institución, con flexibilidad para seguir con una formación en la universidad.


¿Qué te gustaría decir al presidente Evo Morales?


Que, si no está de acuerdo con las Organizaciones No Gubernamentales (ONGs) como Tres Soles, que asuma la responsabilidad el gobierno para trabajar con estos niños, a nivel del mismo presupuesto que de Tres Soles y  con la misma calidad de atención. La verdad es que se tiene que aceptar la realidad de alto índice de la pobreza que hay aún en Bolivia. Como consecuencia de esta pobreza se genera diferentes dificultades y necesidades, las mismas escapan del control de la familia y del estado. Los diferentes profesionales o personas que tienen compromiso para cooperar con la población necesitada, son importantes para coadyuvar a través de las diferentes instituciones como Tres Soles.
Lamentablemente los responsables de las instituciones del Estado, nunca demostraron interés para apoyar nuestro trabajo. Es decir, el gobierno que entró con la consigna de ser para los pobres, nunca dio un sólo aporte económico a Tres Soles.
En mi criterio, el gobierno del presidente Evo Morales, tiene razón al señalar que las ONGs podrían conspirar en contra del mismo. Pero, no son todas y especialmente con Tres Soles se equivoca completamente, ya que esta institución se dedica exclusivamente a brindar educación y cooperación a niñas, niños y jóvenes pobres y abandonados.   Por tal motivo debió hacer un reconocimiento a sus fundadores y todas las personas que son parte de Tres Soles.


Muchas gracias por esta entrevista. Las respuestas alegrarían mucho a todas las personas que apoyan a Tres Soles desde mucho tiempo y actualmente siguen haciéndolo.

Las preguntas redactaron Ursula y Walter Köhli. Walter Köhli es presidente de la Asociación Tres Soles-Suiza. La traducción es de Stefan Gurtner.